Al pasar hoy por El Collar de la Paloma  me ha sorprendido ver una colección de reproducciones de la lujosa vajilla que algunos conocidos míos poseían (ellos afirmaban que «la habían encontrado) de la ya arrasada por la fitna Madinat al-Zahra. Al preguntar a mis compañeros por su denominación actual, me han respondido que los estudiosos clasifican este tipo de cerámica como «verde y manganeso», -¡Bueno, eso tiene lógica!- he contestado, pues define bastante bien la técnica y los materiales con que se fabricaba.

Éste modelo en concreto era muy abundante, pues tiene escrita la leyenda «al-mulk», traducido como «el poder» o «la soberanía», uno de los cien nombres en forma de atributos con el que se denominaba a Allah. Como véis, en mi época teníamos propaganda literalmente hasta en la sopa.